La oposición venezolana y Noruega instan al gobierno de Maduro a retomar el diálogo

El presidente del equipo negociador de la oposición venezolana en las conversaciones con el gobierno instó el domingo a la administración del presidente Nicolás Maduro a retomar el diálogo lo antes posible, después de que el gobierno suspendiera su participación este fin de semana.

El gobierno de Maduro, que se burló de la invitación a reanudar las conversaciones, congeló las conversaciones después de que el empresario colombiano Alex Saab, enviado de Venezuela, fuera extraditado a Estados Unidos desde Cabo Verde el sábado para enfrentar cargos de corrupción.

Fue el último revés en las conversaciones patrocinadas por Noruega entre ambas partes, que aún no han logrado avances concretos para poner fin a la larga crisis social y económica de Venezuela.

La mayoría de los venezolanos viven en la pobreza, sufren escasez de gasolina y frecuentes apagones. Millones han emigrado en busca de trabajo y mejores condiciones de vida.

“Instamos a nuestra contraparte a reiniciar cuanto antes la sesión en México para producir los acuerdos necesarios”, dijo el negociador de la oposición Gerardo Blyde, hablando desde Ciudad de México.

Noruega se hizo eco de ese llamamiento en Twitter, diciendo que las negociaciones son la única solución.

“Seguiremos trabajando para que las partes, tan pronto como sea posible, continúen su importante esfuerzo en la mesa de negociaciones”, tuiteó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega.

El legislador del partido socialista Jorge Rodríguez, que encabeza el equipo negociador del gobierno, anunció la suspensión el sábado.

El Gobierno venezolano nombró en septiembre a Saab -que fue detenido en junio de 2020 cuando su avión hizo escala en Cabo Verde para repostar- como negociador. Su inclusión en el equipo negociador fue ampliamente vista por los críticos de Maduro como un intento de retrasar su extradición.

“El gobierno de Estados Unidos sabía que secuestrando a Alex Saab iba a apuñalar fatalmente el diálogo y las negociaciones en México y actuaron”, dijo Maduro en la televisión estatal el domingo por la noche. “No quieren el diálogo”.

Venezuela denunciará los cargos contra Saab en las Naciones Unidas, dijo Maduro, y agregó que vendrán otras respuestas a la extradición.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a Saab en 2019 en relación con un esquema de soborno para aprovechar el tipo de cambio controlado por el Estado de Venezuela.

Estados Unidos también le impuso sanciones por haber orquestado supuestamente una red de corrupción que, según Washington, permitió a Saab y a Maduro beneficiarse de un programa estatal de subsidios alimentarios.

Los abogados de Saab han calificado las acusaciones de Estados Unidos como “políticamente motivadas”.

Decenas de partidarios agitaron pancartas instando a la liberación de Saab en una reunión en Caracas el domingo a la que asistió su esposa, Camila Fabri.

“Lo que más molesta a Estados Unidos es que mi marido, Alex Saab, nunca se rendirá”, dijo Fabri, leyendo también una carta de Saab en la que dice que no puede cooperar con Estados Unidos porque no ha cometido ningún delito.

Se espera que Saab haga su primera comparecencia ante el tribunal el lunes.

Horas después de la extradición de Saab, Venezuela revocó el arresto domiciliario de seis ex ejecutivos de la refinadora Citgo, filial estadounidense de la petrolera estatal PDVSA.