Análisis: en medio del bombo de Bitcoin de Bukele, no todos los salvadoreños ‘Feel the Bit’

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, subió al escenario el fin de semana pasado al final de la “Semana Bitcoin” ante los vítores de los fanáticos encantados de que su país centroamericano se haya convertido en el primero en adoptar la criptomoneda como moneda de curso legal, junto con el dólar estadounidense.

Bukele, de 40 años, con su gorra de béisbol al revés, se refirió a sí mismo como un “salvador” cuando reveló los planes para construir la “Ciudad Bitcoin” en la base del volcán Conchagua con vista al Pacífico.

Financiada por bonos respaldados por bitcoins y alimentada por energía geotérmica, la ciudad ofrecería un paraíso libre de impuestos. “Invierte aquí y gana todo el dinero que quieras”, le dijo a la multitud eufórica.

Los partidarios elogiaron los planes de Bukele, incluida la legalización de bitcoin en septiembre, diciendo que traerían empleos, inclusión financiera e inversión extranjera a uno de los países más pobres del hemisferio occidental.

“Feel the Bit” se leía en la pantalla gigante antes de que Bukele, quien se autodenomina “CEO de El Salvador” en Twitter, subiera al escenario.

Pero algunos en El Salvador y más allá expresaron su indignación por el deslumbrante evento en una nación asediada por la desigualdad, la violencia y los servicios públicos deficientes.

“Este video me pone enferma, enojada y triste al mismo tiempo”, dijo Marce,

El gobierno dice que la emisión de mil millones de dólares en “bonos Volcano” en asociación con Blockstream, una empresa de infraestructura de activos digitales, proporcionaría fondos para el desarrollo. El Salvador enfrenta actualmente una brecha presupuestaria de $ 500 millones para el próximo año, según la agencia calificadora Fitch.

Pero el bono bitcoin no está diseñado para cubrir esa brecha.

La mitad del dinero de los bonos se destinaría a la infraestructura, incluida la construcción de Bitcoin City, y el resto se utilizaría para comprar bitcoins y permanecería encerrado durante cinco años. Después del bloqueo, el bitcoin se puede vender, generando un retorno de capital que se dividirá 50-50 entre el gobierno y los inversores, solo después de que se recuperen los $ 500 millones iniciales, según el plan.

El bono bitcoin a 10 años ofrece un cupón del 6.5%, pagadero anualmente, pero otro bono salvadoreño que vence en 2032 actualmente rinde cerca del 13.9%.

Los mercados financieros han reaccionado con cautela. El diferencial de los rendimientos salvadoreños a los bonos del Tesoro de Estados Unidos de refugio seguro (.JPMEGDELSR) se ha ampliado considerablemente desde fines de abril. Esta semana agregó 79 puntos básicos adicionales y se ubica por encima de los 1.200 pb, su nivel más amplio hasta el momento.

Los inversionistas vendieron los bonos de El Salvador en mayo después de que el Congreso controlado por Bukele despidiera al fiscal general y a cinco jueces de la Corte Suprema, quienes fueron reemplazados por leales, dicen los críticos

El bono 2025 rinde más del 18%, según datos de Refinitiv. Con un costo tan alto, el país está efectivamente excluido de los préstamos en el mercado.

Graham Stock, analista soberano senior de Blue Bat Asset Management, dijo que el financiamiento del gobierno a través de bitcoin podría disuadir a El Salvador de adoptar políticas de gasto sostenible, y agregó que es probable que el país continúe necesitando el apoyo del Fondo Monetario Internacional.

“Construir la economía alrededor de la minería criptográfica y atraer empresas criptográficas es una estrategia no probada, por decirlo suavemente”, dijo, y agregó que Bukele no parecía tener planes para aumentar el crecimiento y los ingresos fiscales.

LAS CONVERSACIONES DEL FMI SE PARAN

Las conversaciones con el FMI por un préstamo de mil millones de dólares se han estancado en medio de preocupaciones sobre la falta de transparencia y la volatilidad de los precios de las criptomonedas, así como los temores de un retroceso democrático a medida que Bukele consolida el poder.

Pero muchos en la comunidad de las criptomonedas son optimistas y dicen que el bono aprovechará la fuerte demanda minorista.

“Los bonos de Bitcoin cambian las reglas del juego en los mercados de renta fija”, dijo Moritz Wietersheim, fundador de Specter Solutions, una empresa de productos y seguridad de bitcoins.

Aunque bitcoin ha caído alrededor de un 16% desde su récord de $ 68,990.90 este mes, se mantiene por encima del 90% este año.

La “Semana de Bitcoin” marcó la primera vez que el experimento de la moneda digital fue sometido a pruebas de estrés por evangelistas criptográficos internacionales.

Mientras los vendedores promocionaban camisetas de “Jesús ama a Bitcoin”, los paneles de discusión agruparon a líderes de criptomonedas y ministros salvadoreños. La emoción fue generalizada por tener una ‘placa de Petri’, como muchos asistentes llamaron al experimento de El Salvador.

Varios asistentes expresaron preocupaciones sobre la billetera Chivo del gobierno, donde los salvadoreños pueden enviar y recibir bitcoins, lo que resalta las tensiones sobre una herramienta estatal para una moneda creada como una alternativa a los sistemas financieros del gobierno.

Precargado con $ 30 para los usuarios y respaldado por un fondo de $ 150 millones, Chivo permite a los usuarios realizar transacciones con otros usuarios de Chivo sin cargo, pero el registro requiere que los salvadoreños ingresen sus números de identificación y otra información personal mientras las transacciones se mantienen en un libro mayor.

Algunos asistentes describieron a Chivo como una puerta de entrada a carteras de bitcoins independientes, como Muun o BlueWallet, que ofrecen privacidad.

“Cuando hago un pago, en la sección de notas, escribo ‘use Muun, no use Chivo'”, dijo Wietersheim, usando el hashtag #FixChivo en Twitter.

Desde su lanzamiento, Chivo ha sido criticado por miles de casos de fraude y dinero que desaparece de las billeteras.

Varios programadores dijeron que para la velocidad de implementación, menos de cuatro meses después de que Bukele lo anunciara en una conferencia de junio, estos problemas técnicos eran normales.

Bukele ha culpado a la alta demanda de los problemas. No se pudo contactar a un portavoz de la oficina del presidente y Chivo para hacer comentarios.